Conmoción en Argentina por la enfermera asesina de bebés

Brenda Agüero está detenida por el asesinato de 5 bebés. Foto Faceboock

La justicia argentina investiga los casos de doce bebés que, presuntamente, fueron inyectados con potasio, minutos después de nacer en el Hospital Materno Neonatal de la provincia de Córdoba. Hay cinco víctimas mortales, una enfermera detenida y tres directivos imputados.

Por Elinana Paniagua @60líneas

La justicia tiene acotadas las fechas, en concreto, entre 18 de marzo y el 6 de junio ocurrieron los doce casos. Hasta ahora, se realizaron dos autopsias que indicaron el altísimo nivel de potasio en sangre de las víctimas. También cuentan con el análisis de sangre de una sobreviviente que demuestra que le fue inyectada la misma sustancia. La gravedad de la situación desató renuncias políticas: la del ministro de Salud, Diego Cardozo, y la del secretario, Pablo Carvajal.

El bebé de Vanessa murió el 18 de marzo, el de Carolina el 24 de abril, la de Yoselin el 6 de junio, la nieta de Romina el mismo día, la hija de María Fernanda sobrevivió ese día, al igual que la nieta de Sonia, el niño de Dámaris murió el 23 de mayo. Ellas, las mamás y las abuelas se unieron y se denominan las “Madres del dolor”. La mayoría declaró en la justicia que sufrió violencia obstétrica, es decir, maltratos por parte de personal de la salud en el momento del parto. El 6 de septiembre se unen para pedir justicia por sus víctimas.

Video de las Madres del Dolor, reclamando justicia y movilizaciones.

La bebé del milagro

“La bebé de María Fernanda Martín (31) -a quien llamaremos P- nació a las 13 horas del 6 de junio, en un embarazo controlado, parto natural, sana. La llevaron para asistirla como a toda recién nacida, le colocaron gotas en los ojos y vitamina K. Cuando la mamá le cambió el pañal vio dos pinchazos en la espalda y unas gotas de sangre en la bata”, relató a Crónica Libre la abogada de María Fernanda, Daniela Morales Leanza. A las 20 P se descompensó. Tenía las manos frías, estaba pálida y rechazó el pecho de su madre. Al mismo tiempo, dos bebés más también se descompusieron.

Horas después, P fue atendida: “a las 23 la llevaron a la unidad de terapia intensiva. Le preguntaron si se había caído porque tenía un hematoma en la zona de los pinchazos que había visto la madre. En los análisis le salió un elevado nivel de potasio en sangre y se produjo necrosis en la piel. Estuvo cuatro días en terapia. Fue asistida y lo sigue siendo por una dermatóloga y es óptima la cicatrización”.

“Como a la mamá no le supieron explicar qué pasó, vino a verme para contarme sobre lo que ella pensó que era una ‘mala praxis’. Es la primera mamá que recurrió a un abogado, nadie había denunciado”, contó la abogada. Dos semanas después, los medios de comunicación argentinos difundieron los casos y fue el momento de acudir a la justicia: “Presentamos la denuncia formal y se nos admitió como querellantes. Nuestra teoría siempre fue que hay una clara intencionalidad porque el potasio se administra por goteo”.

Todos decimos que es la bebé del milagro porque los médicos lograron bajarle el nivel de potasio. Si no hubiera sido por ese hematoma tan visible, no sé qué hubiera pasado

Daniela Morales Leanza

La bebé está bien y no tiene secuelas, la madre intenta entender lo que pasó: “María Fernanda está en shock y no está hablando con la prensa. Es una madre soltera, pero acompañada y contenida por sus padres. Tenía un trabajo informal como chofer de algunos chicos que llevaba al colegio en su auto particular. Aceptó hacer terapia psicológica porque no puede soltar ni un minuto a su hija, está agotada y se siente feliz y bendecida de tener a su bebé, pero también piensa en las otras madres. “Todos decimos que es la bebé del milagro porque los médicos lograron bajarle el nivel de potasio. Si no hubiera sido por ese hematoma tan visible, no sé qué hubiera pasado.”

Además de la enfermera hay tres imputados más

La causa quedará bajo “secreto de sumario”, lo que significa que las partes no pueden ver el contenido hasta tanto se cite a declaración indagatoria a la imputada: la enfermera Brenda Cecilia Agüero (27) por el delito de “homicidio reiterado agravado”. “Esperamos que se amplié la imputación por los otros hechos y por la bebé de María como ‘tentativa de homicidio’”, auguró Morales Leanza.

Según pudo saber Crónica Libre, las compañeras de Agüero no pueden creer lo ocurrido: “sabemos que es una buena enfermera, entonces descartamos la mala praxis ¿qué nos queda pensar? ¿Qué lo hizo a propósito? Esperamos que la justicia lo decida”. Cristina Nóbile, la madre de la enfermera que pasa sus días en la Cárcel de Mujeres de Bouwer, señaló públicamente que su hija no es culpable y espera que se realice la declaración indagatoria lo antes posible. Los demás imputados por el delito de “omisión de los deberes de funcionario público“, son la exdirectora del Hospital, Liliana Asís, y las dos jefas del área de Neonatología, Marta Gómez Flores y Adriana Morales.

La enfermera imputada tuvo contacto con la superviviente

La madre de P amplió su denuncia después de la detención de la enfermera y su abogada explicó por qué: “la reconoció en el lugar donde todo habría ocurrido por la foto que difundieron los medios de comunicación. Lo que se puede decir es que la enfermera imputada tuvo contacto con ella y la bebé ese día. El fiscal tiene un caudal de prueba en el contexto, que es un lugar determinado con un número de personas que se cuenta con los dedos de una mano. Estimo que tiene motivos suficientes para haber pedido esa detención”.