Fernando Álvarez: “La víctima de un pinchazo es víctima”

La hija de Fernando Álvarez se encontraba en las fiestas de Madrigal de la Vera, Cáceres, cuando notó que la habían pinchado en el muslo. La menor estuvo desorientada cerca de tres horas, con las pupilas dilatadas y con las pulsaciones disparadas. Este caso activó el protocolo de actuación sanitario ante un posible caso de sumisión química. Crónica Libre habla con el padre de la víctima, quien quiere dar visibilidad no sólo al caso de su hija, sino al del resto de víctimas que están siendo cuestionadas.

Por Patricia Espinar

Fue alrededor de las 3:15 cuando ocurrió, la hija de Fernando Álvarez estaba con unas amigas y su hermano en una discoteca mobil, mientras que su padre estaba fuera del recinto. Fernando asegura que su hija llegó a ver a su agresor, de entre 20 y 30 años. “Mi hija notó el pinchazo y gritó señalándole. Sus amigas la llevaron junto a mi hijo. Y le repitió lo mismo, desplomándose en el suelo. Estuvo desorientada unas tres horas. Mi hijo me llamó y acudí inmediatamente. Soy sanitario y reconocí los síntomas perfectamente: pupilas dilatadas, desorientación y unas 170 pulsaciones “.

Tras llamar al 112, acudieron a la zona efectivos de Protección Civil, la Guardia Civil y, por último, la ambulancia de Villanueva de la Vera. “Después de que la vieran en una ambulancia, tuve que llevarla yo mismo al hospital de Navalmoral de la Mata, perdiendo un tiempo precioso para identificar la droga“. Como ya publicamos en Crónica Libre, la comunidad médica está desconcertada con estos pinchazos ya que no logran identificar la droga.

Durante un  tiempo tienes que estar vigilando y rezando para que encima no le hayan pegado nada

Fernando Álvarez

“Parece que el fin de los pinchazos es la agresión sexual. Pero si tienes la suerte de librarte de la agresión y no te toca, como por ejemplo en el caso de mi hija, el tema, por decirlo de algún modo no acaba ahí. Porque durante un  tiempo tienes que estar vigilando y rezando para que encima no le hayan pegado nada. A nosotros  todavía no nos han dado el informe toxicológico. Los análisis se mandaron al Instituto de Toxicología de Sevilla. Todavía no tenemos los resultados, pero hablando con los forenses, nos dijeron que tenía todos los síntomas y que el diagnóstico era sumisión química. Quiere decir que está probado que estaba drogada totalmente. Tambien me dijeron que seguramente había sido con extasis líquido. Pero claro que el problema es que eso luego no iba a dar en las pruebas de tóxicos. No estamos preparados para detectarlo en los centros de salud, o en las ambulancias, y la droga deja de ser visible”.

Como explica el colaborador de Crónica Libre, Gonzalo Lepe, el corto período que se ha descrito desde la administración y el efecto, hace pensar que sea una sustancia diseñada para hacer un efecto muy rápido en el organismo y que ha de afectar al sistema nervioso directamente.

Cuestionar a la víctima

Test de drogas. Foto: Cbalentine, CC BY-SA 3.0

Luego está el tema de cuestionar a la víctima “cuando lo hice público empezaron los comentarios, tanto en redes como en la calle con tonos despectivos diciendo cosas como “iría borracha”. A a ver, lo primero hicieron al llegar los sanitarios fue hacerle un test en la ambulancia, y quedó recogido en el informe y fue negativo. Pero, sí hubiera bebido, no daba derecho a nadie, a que intentara abusar de ella. La víctima es víctima. No puede ser, que tenga que demostrar que ha sido víctima, no en el momento en que alguien la droga. Yo soy sanitario, y en cuanto la vi, supe que mi hija estaba totalmente drogada. Tenía las pupilas dilatadas y 170 de frecuencia. Y ¿si le da un infarto por lo que le han inyectado, qué hacemos?. La gente diría luego, claro es que habría bebido, por eso le da el infarto claro. Son muchas las complicaciones de un solo pinchazo. Y por ello no entiendo cómo la gente puede no darle importancia y bromear sobre el tema”.

El padre de la menor asegura que ver cómo la gente se lo toma a coña le repatea. “Está habiendo numerosos comentarios en redes y por el mismo pueblo diciendo barbaridades como: Fíjate todas estas de los pinchazos que luego no pasa nada o dan negativo en drogas… Me sienta muy mal que la gente sea tan frívola, parece que no hemos aprendido nada o hemos retrocedido. Estamos como 30 años atrás. Quiero decir, es como si te violan y como no te has quedado embarazada, pues no te han violado. Pues esto es lo mismo, el que no quede rastro toxicológico, no significa que no haya pasado. Por eso no sólo hemos denunciado, también lo hemos hecho público“.

Fernando denuncia que el Ayuntamiento de Madrigal de la Vera no ha condenado los hechos. “Alegaron que estaban esperando al informe toxicológico para hacer un comunicado. Yo creo que no hay que esperar a ningún informe, porque si sale negativo, no significa que no haya ocurrido, sino que la droga no se ha detectado. No somos del pueblo, pero ¿por eso no tenemos el derecho a que alguien condene un acto como ha sido este? Entonces te pueden matar o te pueden violar, que como no eres del pueblo no va a pasar nada. Es increíble”.