Las fuentes del islam: tafsir y sharia

a person holding a koran book Photo by Alena Darmel on Pexels.com

La tercera fuente del islam es la tafsir o exégesis del Corán. La exégesis es una disciplina académica que no todo el mundo puede practicar porque requiere un conocimiento profundo de la lengua árabe además del Corán y de los hadices. No es del todo comparable a la teología judeocristiana que aborda cuestiones sobre la naturaleza de Dios, porque el tafsir también abarca cuestiones lingüísticas que permiten descifrar pasajes oscuros del corán.

Por Catalina de Erauso

Debido a que muchas partes del Corán no son nítidas en cuanto a significado, son los eruditos quienes dirimen dudas sobre esas cuestiones. Los eruditos de tafsir más destacados a lo largo de la historia son Al-Tabari (839-923, Iraq), Ibn-Kathir (fallecido en 1373, Siria), As-Suyuti (*1445-1505, Egipto).

La exégesis de los dos Jalal es la conocida como la tafsir Al-jalalayn y es el libro de exégesis más consultado a día de hoy por ser conciso, estar escrito en un estilo simple y organizado siguiendo el orden de los versículos. Quien tenga alguna duda sobre el significado de un versículo coránico, puede acudir a este libro y salir de dudas rápidamente. Jalal ad-Din Al-Mahalli (El Cairo,1389-1459 se dedicó a la disciplina de la exégesis que culminó Jalal Ad-Din As-Suyuti (Egipto 1445-1505) a su muerte. Algunas de las obras que escribieron se pueden encontrar en la página web del gobierno de Arabia Saudí. Es el caso de Abū ʿAbd Allāh Muḥammad b. Aḥmad b. Abī Bakr b. Farḥ al-Anṣārī al-Ḫazraǧī al-Andalusī al-Qurṭubī, más conocido como Al-Qurtuby, que nació en Córdoba en 1214 y murió en 1272 en Munya Banī Ḫuṣaib (Egipto). También aquí es digno de mención que los eruditos más reputados de tafsir no son oriundos de Arabia.

Para entender lo que significa tafsir, veamos un ejemplo de Ibn Kathir, que en la página 1007 explica cómo Dios otorga la facultad profética a Mohamed retirándosela a los judíos. Ibn Kathir aporta el versículo en árabe, pero no siempre desvela el número o título de la azora por lo que es más difícil de consultar que tafsir Al-jalalayn. No obstante, tiene innumerables detalles en sus 8559 páginas en el documento pdf que nos facilitan la tarea de entender y poner en contexto algunos relatos de los versículos.

Alá transfirió la profecía (lo profético) de los Hijos de Israel al árabe, coraixí, de la Meca, el profeta iletrado, el último de todos los Profetas y el Mensajero de Allah para toda la humanidad y los genios (jinns). Alá dotó al Profeta con las mejores cualidades de los profetas anteriores a él. Allah también le otorgó cualidades adicionales que ningún otro Profeta o Mensajero antes de él tuvo, como equiparle con más conocimiento de Allah y Su Ley, conocimiento de más asuntos del pasado y del futuro, como lo que ocurrirá en el Más Allá. Allah permitió que la Ummah (comunidad de creyentes) de Muhammad llegara a las partes oriental y occidental del mundo y le dio dominio a su religión y Ley sobre todas las demás religiones y leyes. Que la paz y las bendiciones de Allah sean con el Profeta hasta el Día del Juicio y mientras el día y la noche se sucedan. Ibn Kathir, página 1007″

Nótese que la exégesis es imprescindible para dictar fetuas que son pronunciamientos legales, en general, no vinculantes a petición de particulares que tienen rango de recomendación. Las fetuas no siempre tienen carácter vinculante pero sí sientan precedente e influyen en la forma en la que se practica la sharia o ley islámica que dimana del Corán y de la sunna o biografía de Mohamed. La ley islámica o sharia entiende que es Alá quien dicta las leyes, que se encuentran conservadas en forma de recitación (Corán) y son de obligado cumplimiento para todos los seres humanos. Todo aquel que desee conocer el islam debe hacer la diferenciación estricta de estas tres fuentes para tener siempre presente qué es una orden divina (Corán), qué es contexto histórico (hadiz) y qué es interpretación (tafsir).

La sharia

La sharia o la legislación islámica fue desarrollada a partir del Corán además de los hadices y la biografía de Mohamed y será tratada en un capítulo aparte debido a que no solo dirime cuestiones teológicas sino también temas vinculados al derecho civil y penal.


Para finalizar, no está de más señalar que encontrarán ustedes apologetas y creyentes del islam que le dirán que no se puede uno fiar de los hadices, al haber sido algunos de ellos fabricados o inventados por algunos farsantes y no gozar, por tanto, de credibilidad. No faltan creyentes que consideran que los hadices no forman parte de la fe, tal y como hizo en 2021 el príncipe saudí Mohammad bin Salmán bin Abdulaziz Al Saud. Bin Salmán abogó por descartar la práctica totalidad de los hadices porque les estaban ocasionando muchos problemas a los creyentes musulmanes. No fue por ninguna razón teológica de peso porque la mayor parte de los hadices en circulación ha sido catalogada como sahih o auténtica. A día de hoy, los hadices se pueden consultar en línea, lo que permite conocer las atrocidades que se le atribuyen a Mohamed, lo cual está generando una ola de apostasía sin precedentes. Además, el número de no musulmanes que consultan esas fuentes aumenta sin cesar y también el rechazo a muchas enseñanzas del islam.

Ahora bien, si se descartan los hadices, la comunidad creyente musulmana se encuentra ante un problema aún mayor. Sin hadices, no es posible saber el contexto en el que le llegaron las revelaciones divinas a Mohamed imposibilitando esto la reconstrucción de su cronología. Además, es imposible relativizar algunas órdenes debido a que no se puede dirimir si la orden tiene validez universal atemporal o solo tenía validez en el contexto en el que fue revelada. Sin hadices, es imposible recuperar la biografía de Mohamed porque el Corán apenas tiene referencias a su vida y no se conocen fuentes históricas externas de autores coetáneos que se refieran a él. Sin hadices, queda solo el esqueleto del Corán con sus 25 llamamientos al asesinato señalando a judíos, cristianos, zoroastrios, hipócritas, ateos y apóstatas como objetivos. El reto ante el que se encuentra islam no es menor.

Les invito a leer esas fuentes y a formarse su propia opinión en base a los textos originales.

Bibliografía

Fred M. Donner (2019), Dīn, Islām, und Muslim im Koran. En Georges Tamer, Die Koranhermeneutik von Günter Lüling. Berlin:DeGruyter. 129-140.

Colección de hadices en inglés

https://sunnah.com