Las mujeres de la Escuela de Yoga, de víctimas a verdugas

En la Escuela de Yoga, las mujeres eran las que coaccionaban para obtener propiedades y lograr que los aportes económicos se obtuvieran a cambio de sexo. Estaban obligadas a conseguir “palomos”, es decir, clientes para insertarlos en la secta y llenar las arcas.