Metaverso, el espacio donde el objeto sexual es literalmente el cuerpo de la mujer

La cultura de la violación está a la orden del día. Basta ver la punta del iceberg de cada violación que se denuncia cada cuatro horas y cinco minutos en España o las 211 violaciones grupales registradas desde 2016. Estas cifras no solo las sienten en sus vidas las víctimas de este delito ante la impasividad de las administraciones y de la propia sociedad. Hay un lugar inseguro para las mujeres en el que negocio y terrorismo sexual campan a sus anchas: es el del metaverso.