Novedades del atentado contra Kirchner: detenciones y fallos forenses

Brenda Uliarte foto Policia Federal Argentina

La Policía Federal ha detenido a Brenda Uliarte, novia de Fernando Sabag Montiel, el acusado por haber apuntado con un arma de fuego a la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Hay cosas que no encajan: el error de un perito podría haber eliminado toda la información del teléfono del acusado y el arma solo tenía huellas parciales.

Por Eliana Paniagua

Oficialmente, Brenda alias “Ámbar”, se dedica a vender algodón de azúcar en la calle, pero también vende fotos de desnudos en diversas redes sociales. Minutos antes de ser detenida, la joven hizo una transmisión en vivo de Instagram ocultando su cabello. Se había aclarado el color de pelo, para evitar ser reconocida. Uliarte ha asegurado a los investigadores haber vivido en la casa, dónde fueron encontradas decenas de proyectiles en el último mes. La pareja sentimental de presunto atacante ha afirmado que hacía dos días que no veía a su novio, pero ha mentido, según han corroborado los agentes de la investigación.

El arma solo tiene huellas parciales

El arma Bersa 380 apuntó a la cabeza de la vicepresidenta argentina a las 20.52 del jueves 1 de septiembre, pero ¿qué pasó horas antes? Los investigadores siguieron el recorrido de Sabag Montiel con la ayuda de las imágenes de las cámaras de seguridad. A las 17 horas, estuvo en la localidad de Quilmes junto a Uliarte en el local de un conocido tatuador. Viajaron en tren hacia Capital Federal y llegaron en metro hasta la casa de Fernández de Kirchner. Los investigadores barajan la posiblidad de que Brenda, estuviera al lado de Sabag en el momento del ataque. Cuatro amigos de la joven también fueron citados a declarar y se analizarán sus teléfonos. Brenda ha segurado que nunca vio el arma de Sabag Montiel, pero existe una foto de ella con la pistola de mitad de año en su teléfono y en la tarjeta de memoria del móvil de su novio y otra de la caja con las balas.

Uliarte, en su declaración, ha negado toda vinculación con el atentado. Lo calificó como un “hecho aberrante”. Sabag Montiel ha sido nuevamente interrogado y se ha negado a declarar, pero ha afirmado que su novia “no tuvo nada que ver”. Ahora el fiscal investiga las comunicaciones entre los escoltas y por qué el carrito de Brenda, en el que lleva los algodones de azúcar, estuvo días antes en la zona.

La pistola tenia huellas parciales y las balas estaban limpias

Antes de que se decretara el secreto de sumario, se supo que el arma es “apta para el disparo”, pero que no se produjo porque no tenía alojada una bala en la recámara. La pistola tenía “huellas parciales” y creen que esta pérdida de las improntas digitales podría haberse dado por “el manoseo” del arma por parte de militantes kirchneristas que luego la arrojaron al suelo y la pisaron. Sin embargo, el dato más importante es que el perfil genético hallado es el del detenido. Lo que más llama la atención es que los cinco proyectiles que tenía la pistola no tenían ninguna huella.

Un móvil sin datos

El teléfono Samsung A50 de Sabag Montiel estaba preparado para ser peritado por los expertos de la Policía Federal, sin embargo, la información que surgió es que no pudieron extraer información y se lo remitieron a sus compañeros de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Fuentes judiciales indicaron a Crónica Libre que el móvil llegó con un aviso de “reseteo de fábrica”, es decir, con la información borrada. La hipótesis principal es que esto fue producto del error de un perito. ¿Hay alguna esperanza de extraer datos? El fiscal a cargo, Carlos Rívolo solicitó que esas pericias sean realizadas por Gendarmería.

Otro punto importante, es la investigación de la forma en la que actuaron los escoltas que debían velar por la seguridad de Fernández de Kirchner. Hay que destacar que en el lugar no hay cámaras, tampoco vallas y se prohibió la permanencia de la Policía de la Ciudad: todo por pedido de la vicepresidenta. Antes del ataque, el responsable de las fuerzas nacionales, el ministro de Seguridad Aníbal Fernández, amplió el número de agentes a 120. Las críticas contra el ministro se suscitaron por la actuación del personal a su cargo: ningún escolta advirtió el momento del ataque y no se puso a resguardo a Fernández de Kirchner, incluso permaneció seis minutos más saludando a los militantes. Esto se suma a la prueba pericial fallida del móvil también bajo personal de la órbita de la cartera de Seguridad. Todo apunta contra el responsable del ministerio quien el lunes presentó su renuncia ante el presidente Alberto Fernández, pero éste no la aceptó por lo que, hasta ahora, continúa en su cargo.

José Derman, miembro de un frente de ultraderecha. Foto: Facebook

Un miembro de Fuerza Unidaria Argentina revindica el atentado

José Derman (38) es miembro de un frente de ultraderecha, “Fuerza Unidaria Argentina”, y está a cargo de un centro cultural llamado “Kyle Rittenhouse” en la localidad de La Plata. Ha sido detenido tras reivindicar el acto de Sabag Montiel: “nuestro total apoyo al héroe brasileño que intentó hacer justicia por los argentinos”, manifestó en un video. En su detención, se incautó un proyectil de mortero que fue detonado. Derman tiene, además, numerosas denuncias de usuarias en redes sociales por enviar fotografías pornográficas.