Periodistas y políticos critican la mala praxis periodística de Ferreras contra Iglesias desvelada por Crónica Libre

Fotografía de Marc Lozano Bosch.

Los audios publicados por Crónica Libre siguen provocando reacciones políticas, empresariales, mediáticas y judiciales. El mayor perjudicado de los audios, Pablo Iglesias, ha manifestado que tenía especial interés en dialogar sobre el tema con el propio Ferreras. Pero por ahora no ha obtenido respuesta.

A las reacciones de los presidentes de Argentina, Chile, Colombia y México, además de políticos como el francés Jean-Luc Mélenchon, publicadas por Crónica Libre. Se suman las reacciones de los políticos españoles de difernetes idiologías.

En el programa de la Cadena Ser el ‘Ágora de Hora 25’, Pablo Iglesias, Carmen Calvo, y José Manuel García-Margallo. En su intervención Iglesias ha aseverado que se “ha hecho daño a uno de los pilares de la democracia que son las reglas del juego en el periodismo”.  Además, el exvicepresidente añadía: “Todos esos policías de la unidad patriótica siguen vistiendo el uniforme del Cuerpo Nacional de Policía y cobrando el sueldo público”.

 La ministra Carmen Calvo ha asegurado que “el daño reputacional es importante, pero habría sido aún más grave si hubiera avanzado en el ámbito judicial. Esto no se puede aceptar porque afecta al sistema en el que estamos todos”. Hasta el exministro García-Margallo condenaba la trama: “Es absolutamente deleznable que la vida política se embarre de esta manera”

Reacciones judiciales

Podemos ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional que instruye el ‘caso Kitchen’, Manuel García Castellón, la incorporación a la causa de las conversaciones publicadas recientemente entre el comisario jubilado José Manuel Villarejo y la exsecretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, publicadas por el El País, así como las publicadas por Crónica Libre entre Villarejo y el periodista de La Sexta Antonio García Ferreras.  La formación morada quiere saber por qué estos audios no se han incorporado a la causa, a pesar de que fueron requisados a Villarejo por la Policía.

Reacciones mediáticas 

Programas como La Hora de la 1, el Telediario de TVE, o el programa de ETB En Jake, se han hecho eco de los audios y su repercusión social. En el programa matutino, han dado voz a los afectados, quienes anunciaron las medidas judiciales oportunas.

En el programa de ETB, En Jake, entrevistaron a la directora de Crónica Libre. Durante su intervención Patricia López puso de manifiesto que esta trama venía de largo.  “Esta grabación demuestra que lo que dije en 2016 era cierto y que todos los que me vetaron en televisión como Ferreras o Mauricio Casals o que vetaron la información o incluso nunca la probaron, no eran malos periodistas, sino estaban al servicio de otra causa que no era la de tener informados a los ciudadanos, sino perdidos al servicio del capital, es decir, de su jefe”

Los compañeros de profesión también se mojan

La periodista de la Ser Ángels Barceló, quiso pronunciarse al respecto. “Es nuestra obligación ser fieles a la verdad, fiscalizar al poder, sea del color que sea, cuestionar, preguntar, es nuestra obligación ser incómodos. Lo que no es nuestra obligación, es más, va contra los principios deontológicos de esta profesión, es formar parte de las cloacas, ser voceros de las fuerzas políticas, querer intervenir en el transcurso de los acontecimientos” aseguraba la periodista en su editorial en la Ser.

El coordinador de Economía de El Salto y El Salmón Contracorriente, Yago Álvarez, no participará más en la tertulia de Antonio García Ferreras.  El medio en su comunicado afirma que no creen posible “participar en Al Rojo Vivo con la conciencia de cómo aborda la relación entre periodismo, economía y política”.

Ante la polémica surgida en torno a los audios del ex comisario, la  Federación de Asociaciones de Prensa (FAPE) se ha reafirmado, mediante un comunicado oficial, en la defensa de su código deontológico como el mejor instrumento para el ejercicio de la profesión y considera vigentes todos sus puntos. “La defensa del periodismo sigue siendo fundamental para el avance de la sociedad, aunque haya a quien moleste, por lo que continuamos reivindicando el libre ejercicio profesional, siempre equilibrado con la defensa de derechos fundamentales de los ciudadanos”.

La Federación de Sindicatos de Periodistas es más tajante en su condena. En su comunicado aseguran que “divulgar una información a sabiendas de que es un montaje “demasiado burdo”, con el objetivo de perjudicar a un partido político y a su líder, es una mala práctica profesional que no solo perjudica al periodismo sino a la democracia”.